Las letras pequeñas en las hipotecas

Años atrás, la confianza en las entidades bancarias era excesiva, pero las cosas han cambiado y pasada la crisis se empiezan a hacer sentir los ecos de clientes insatisfechos con sus bancos, a causa de cláusulas en sus hipotecas que no habían sido bien comunicadas o interpretadas.

Es por eso que uno debe ser muy cauto con la letra chica; por ejemplo con cosas como la cláusula suelo, mecanismo por el cual los bancos fijan un mínimo para el Euribor, de modo que ante bajadas abruptas, no estén expuestos a pérdidas, con el consecuente beneficio de sus clientes.

Otro de los grandes problemas, han sido los seguros vinculados a la hipoteca. Existiendo una gran variedad de estos, muchos han accedido, creyéndolos un beneficio de la misma, y terminaron por darse cuenta que su cuota se los cobra mes a mes, y sin embargo nunca fueron advertidos.

La comisión de apertura, amortización parcial, cancelación total y subrogación, son otros de los problemas típicos relacionados con la letra chica del contrato de hipotecas. Siempre es recomendable averiguar si los gastos de gestoría están incluidos en la comisión.

Por lo tanto recomendamos ser cautos, dejar las ansias de lado y tomarse su tiempo para leer los contratos, no dejarse engañar por la publicidad engañosa, y por supuesto disponer del tiempo que le sea necesario para decidirse o no por una opción.

Vía | finanzas

Esta entrada fue publicada en Hipotecas por Diego. Guarda el enlace permanente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>